IMG_0569
Print Friendly, PDF & Email

Diario de Viaje: Lisboa en día y medio (Parte 2)

Encuentra rápido lo que buscas

El otro día os hablábamos de la primera parte de nuestro viaje a Lisboa, de cómo conseguimos planificarlo para que fuera completamente low cost, así que hoy os vamos a contar qué es lo que hicimos durante ese día y medio por la ciudad.

Belém

Después de hacer el check-in en el hotel y antes de poner rumbo hacia el barrio de Belém, el más monumental de toda la ciudad, hicimos una breve parada en el Mirador de San Pedro de Alcántara, que como ya os dijimos en la parte 1 de este Diario de Viaje sobre Lisboa, estaba a escasos metros de nuestro hotel. Desde allí hay unas espléndidas vistas de prácticamente toda la parte antigua de Lisboa, siendo el elemento más llamativo el Castelo de SaÕ Jorge coronando la colina más alta de la ciudad.

Para llegar hasta Belém tomamos un tranvía en la Praça do Comércio, pero no seáis impacientes, olvidaos de los tranvías amarillos por un momento, porque esta vez tuvimos que coger uno de los más modernos, el 15E (reconozcámoslo, no es lo mismo, ¡pero es mucho más cómodo!).

Nada más bajarnos del tranvía fuimos directas hacia la Torre de Belémy al Padrao dos Descobrimentos y pese a que nuestra intención era visitarlos por dentro, tuvimos la mala suerte de que ya habían cerrado.

Ya bien caída la noche y después de una gran carrera bajo la lluvia (suena a desastre total, pero os podemos asegurar que fue uno de los momentos más divertidos del viaje), por fin llegamos a la ‘única fábrica dos pasteis de Belém‘. Casi todas los habíamos probado ya en nuestra anterior visita a Lisboa, así que esta vez la única que se decidió a catarlos fue Sara. A ella le gustaron mucho, a mi nada, me resultan demasiado empalagosos (llevan canela y crema, aunque la receta es un misterio), pero para gustos los colores,¡ así que os animo a probarlos y sacar vuestras propias conclusiones!

Tristemente, el Monasterio de los Jerónimos lo vimos sólo de refilón asomando por debajo del paraguas, ¡pero es algo que tenemos pendiente para la próxima visita!

Como ya os conté, el viaje fue un regalo de cumpleaños para la otra mitad de este blog, que cumplía 22 añitos justo ese día, y como esa noche se merecía una gran celebración, decidimos darnos un pequeño capricho e ir a cenar a Chapitô, un restaurante con unas vistas increíbles donde se come genial y que además es un lugar muy peculiar. ¿Queréis saber por qué es tan peculiar? ¡Pues estad atentos porque en unos días os lo contaremos!

Para llegar hasta Chapitô tomamos el Tranvía 28, ahora sí, de los amarillos, el más turístico de todos, y aunque no pudimos ver demasiado a través del cristal porque ya era de noche, la experiencia mereció la pena. El interior de madera y el traqueteo del tranvía hacen que te transportes a otra época…

La Baixa y Alfama

Al día siguiente nos esperaba una corta pero intensa caminata hasta el Castelo de SaÕ Jorge. En realidad nuestra intención era subir en tranvía, pero tontas de nosotras le hicimos caso al recepcionista del hotel, que nos convenció de que era un paseo corto y muy bonito y que «¿¡cómo íbamos a subir en tranvía!?». No le faltaba razón en cuanto a que no era un recorrido demasiado largo, ¡pero menudo agotamiento! Hoy por hoy, salvo que fuese con toda la calma del mundo no le volvería a hacer caso…

En nuestro paseo hotel-castillo y ya en la Baixa, cruzamos la Praça do Rossio (también conocida como Praça de Dom Pedro IV), donde se encuentra el Teatro Nacional, y la Praça da Figueira, una zona que albergaba el Hospital Real de todos los Santos, pero que después de los daños sufridos durante el terremoto de 1755 se convirtió en la plaza que podemos ver hoy en día.

Castelo de SaÕ Jorge

El tamaño del Castillo de San Jorge es absolutamente apabullante, ¡alrededor de 6000 metros cuadrados! Desde allí tenemos las vistas más impresionantes sobre la ciudad de Lisboa y el estuario del río Tajo. Fue construído en el siglo V por los Visigodos y posteriormente sufrió numerosas invasiones, entre la que destaca la musulmana, periodo del que aún se conservan numerosos detalles.

Miradouro de Santa Luzia

Es un rincón que representa bastante bien la decadencia de la ciudad, la transformación que ha sufrido estos años debido al empobrecimiento a causa de la crisis económica. El mirador de Santa Lucía es un lugar que llama la atención y que hace unos años debía ser uno de los lugares más bonitos y románticos de Lisboa, pero hoy en día está lleno de basura y muy descuidado, además le faltan muchísimos azulejos, uno de los principales atractivos del mirador. Pero es esa conjunción entre lo decandente, lo bohemio y ‘lo que algún día fue’, lo que hace de toda la ciudad un lugar único.

Todos los viajes dejan grandes recuerdos en forma de anécdotas, y éste no podía ser menos. Una de nosotras se quedó en tierra en Asturias, pero lo que no sabéis aún es lo que me pasó en el mirador de Santa Lucía. El caso es que estábamos sentadas en el muro del mirador descansando un poco cuando llega un vendedor ambulante a ofrecernos nomeacuerdoelqué. El tipo insistía e insistía y yo, sin levantar la cabeza, seguía a lo mío mientras una de mis amigas le daba conversación. ¿Cuál fue mi error? pues decirle a mi amiga por lo bajo: ‘sí, tú síguele el rollo’. Resulta que él me escuchó y se puso como un loco, ¡hasta el extremo de llegar a tirarme las gafas de sol al suelo! Lo más bonito que salió de su boca fue ‘you’re a racist’, así que ya os podéis imaginar. Yo no sabía dónde meterme, tenía una mezcla de miedo, nervios, odio e impotencia que no sabía qué hacer. Lo amenacé con llamar a la policía ¡y el tío impasible animándome a ello!; incluso llegó a sacar su cartera del bolsillo (momento de miedo elevado a la enésima potencia, porque igual que una cartera podría haber sacado cualquier otra cosa) supongo que para demostrarme que tenía permiso de residencia o la nacionalidad portuguesa o qué sé yo. Por suerte, después de un buen rato se fue a darle la lata a otros y nosotras decidimos largarnos de allí.  ¿Os podéis imaginar el espectáculo? La verdad que yo, si no lo hubiera vivido no me lo creería, fue completamente surrealista.

tLa Sé

La Sé es la catedral de Lisboa. Una iglesia consagrada a Santa María la Mayor erigida en 1147 que se ha visto sometida a varias restauraciones desde el gran terremoto de 1755 hasta el siglo XX. Siendo una catedral, llama tremendamente la atención su simplicidad y austeridad exteriores.

tPraça do Comércio

O cómo podemos tener tan mala suerte… Porque nada más llegar esto es lo que pudimos ver, la Praça do Comércio andamiada de arriba a abajo. Aún así es un lugar que engancha (si es que no te engancha antes uno de su muchísimos vendedores de «gafas»). El color amarillo es, probablemente, junto con su apertura al estuario del río Tajo, lo más característico de la plaza. Los edificios de la plaza albergaron durante un tiempo el Palacio Real. Pero no fue hasta 1974, cuando la Praça do Comércio se hizo mundialmente conocida y reconocible para todos gracias a la Revolución de los Claveles, ya que albergó los principales actos del levantamiento militar contra la dictadura del gobierno dirigido por Salazar.

IMG_0653

La Ginjinha y el Elevador de Santa Justa

La ginjinha es un licor de guindas típico portugués,  y nosotras teníamos que probarlo sí o sí. La mezcla de aguardiente, canela, azúcar y guindas es algo difícil de describir, ¡a nosotras nos gustó bastante! Una de las más conocidas es la que se elabora en Eduardino, así que ahí nos fuimos a probarla y tengo que decir que aunque posteriormente compramos más en el aeropuerto de regreso a España, ésta fue sin duda la que más nos convenció. Ya te lo advierten a la entrada: «Eduardino: ginjinha sem rival».

Ginjinha EduardinoDespués de haber probado (y disfrutado) la ginjinha visitamos uno de los elementos más característicos de Lisboa. Elaborado en forja de hierro y de estilo neogótico, el Elevador de Santa Justa fue diseñado por el arquitecto Raoul Mesnier du Ponsard, discípulo de Gustave Eiffel. Este ascensor comunica Chiado y el Barrio Alto y desde sus 45 metros de altura hay unas vistas preciosas sobre toda la ciudad.

Una vez en el Barrio Alto, nuestra intención, como punto final a un viaje que estaba siendo fantástico, era visitar las ruinas del Convento do Carmo, pero para nuestra mala suerte, ya habían cerrado. Fue una pena llegar tarde, pero el viaje había cumplido con creces todas nuestras expectativas, así que intentando dejar a un lado la tristeza que nos producía no haber podido visitar el Convento do Carmo poníamos rumbo al Pavilhão Chinês, del que ya os hemos hablado, y de esa manera dábamos por finalizado un viaje que estoy segura recordaremos siempre.

Y tú, ¿has estado alguna vez en Lisboa? Si es así no dudes en recomendarnos lugares para visitar en próximos viajes o contarnos qué fue lo que más o menos te gustó de la ciudad. 

 

Print Friendly, PDF & Email

Recuerda que puedes reservar...

Has de saber que si reservas desde estos enlaces yo me llevaré una comisión y, por tanto, una gran alegría, ¡que la vida está muy cara! Y mantener un blog no es precisamente barato (ni en tiempo ni en dinero).

Así que, si lo necesitas, te animo a hacer tus reservas de transporte, alojamiento, actividades y seguros de viaje a través de ellos. A ti no te supondrá ningún gasto extra y a mí me darás un chute de alegría y de dineros por los que te estaré eternamente agradecida.

Al fin y al cabo estarás echándome un cable para mantener en pie el blog, contribuyendo a que pueda seguir creando contenido y a que mi trabajo por aquí sea sostenible en el tiempo.

¡Mil gracias!

sandra fernandez s

  • lo mejor de asturias y su naturaleza
    EBOOK
    Lo Mejor de Asturias y su naturaleza

    Suscríbete a la newsletter y recíbelo gratis en tu correo. ¿Que el ebook no te interesa? Bueno, ¡puedes suscribirte igual! Prometo escribirte solo cuando tenga contenido exclusivo, reflexiones, descubrimientos, etc. interesantes que compartir.

    “En asturiasprestosa.com (titularidad de Sandra Fernández Sánchez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de enviarte nuestro contenido. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a hola@asturiasprestosa.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control. Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.



  • Booking.com
  • Reserva tu billete de tren, autobus o avión
  • 4 respuestas

    1. Que guai!! Gracias por compartir tu viaje con nosotros.

      ¿Probasteis la ginjinha en un chupito de chocolate? a nosotros nos la dieron a degustar así y la verdad que es algo que esta muy bueno. En general la gastronomía portuguesa me fascinó. Calidad a un precio asequible y además, a pesar de estar tan cerca de España hay mucha diferencia.

      Ya que fue un viaje low-cost comparto una actividad que desconocía y descubrí en Lisboa por casualidad en la Plaza del Comercio, los Free Tours. Nosotros hicimos este https://tourgratis.com/tour/free-tour-lisboa , pero por lo que pudimos observar había varias empresas que lo hacían.

      Por otro lado, me encantó escuchar la historia de Lisboa en época de descubrimientos, es sorprendente como llegó a dominar los mares.

      Un saludo ^^

    2. ¡Pero qué bonita es Lisboa! Cuando estuve me puse enferma y por desgracia pasé más tiempo en el hotel que visitando, así que me quedan muchísimas cosas por ver, una excusa para volver, y más con una guía así :D Me apunto lo de la ginjinha porque no la conocía y creo que me encantaría jiji, y también el local donde tomarla, que por cierto, ¡me encanta el cartel!

      1. Entre todas las que fuimos (y los que probaron la ginjinha que trajimos a la vuelta, jeje) hay a quienes nos encantó y quienes no la quieren ver ni en pintura, pero en lo que coincidimos todos es que ¡como la de Eduardinho ninguna! Así que si tenéis interés en probarla como nos dices, ni lo dudéis, id directos ahí. (Aclaro que no llevamos comisión ni nada por el estilo jajaja) Un abrazo!
        Sara

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Me ayudas?
    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on pinterest
    Pinterest
    Share on linkedin
    LinkedIn
    DESTACADOS
    Podría interesarte

    NEWSLETTER “ASTURIAS PRESTOSA”

    TU GUÍA ALTERNATIVA Y RESPONSABLE PARA (RE)DESCUBRIR EL PARAÍSO

    Te vas a enamorar de Asturias. ¿Que cómo estoy tan segura? Pues porque es entrañable y acogedora. A veces cálida y otras un poco fría, pero huele a sal y sabe como para rechupetearte los dedos una y mil veces.

    Suscríbete y recibirás contenido exclusivo, reflexiones personales… ¡Ah! Y también te desvelaré algún rincón secreto.

    Prometo no ser pesada y escribirte solo cuando tenga cosinas interesantes para ti. Palabrita.

    Suscríbete y recibirás contenido exclusivo, reflexiones personales… ¡Ah! Y también te desvelaré algún rincón secreto.

    Prometo no ser pesada y escribirte solo cuando tenga cosinas interesantes para ti. Palabrita.

    “En asturiasprestosa.com (titularidad de Sandra Fernández Sánchez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de enviarte nuestro contenido. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a hola@asturiasprestosa.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control. Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.