Cabañas Patagónicas Maraña León (light)
Print Friendly, PDF & Email

Cabañas Patagónicas, un oasis donde alojarte en la montaña leonesa

Tabla de Contenidos

Encontrar ese oasis en el que olvidarte de todo, donde dejar de escuchar el ruido ensordecedor del mundo y conectarte de nuevo contigo mismo y con la naturaleza no suele ser sencillo.

Por eso, cuando descubrí las Cabañas Patagónicas, un conjunto de cinco cabañas situadas en el valle de Maraña, un pequeño pueblo del norte de la provincia de León (Castilla y León), no me lo podía creer. Parecía que alguien nos hubiera leído la mente y hubiera creado, con todo lujo de detalle, el lugar en el que soñábamos alojarnos.

En este discreto pero espectacular rincón del Parque Regional de los Picos de Europa (o Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre), María y Gorka han sabido crear un proyecto de vida único en el que llevan inmersos desde 2010 y en el que tenemos la inmensa suerte de que nos dejen participar siendo sus huéspedes.

cabañas patagónicas león vistas de Maraña
Maraña desde el camino hacia la laguna de Mampodre

Desconexión en la montaña leonesa

Las Cabañas Patagónicas se encuentran en un enclave perfecto para descubrir la montaña leonesa y el Parque Regional de los Picos de Europa, un Espacio Natural Protegido de unas 120.760 hectáreas repleto de tesoros naturales ocultos entre los valles de los ríos Porma y Esla.

«Un Espacio Natural Protegido es una zona rural con valores naturales especiales que deben ser preservados a través de modelos de desarrollo sostenible. De esta manera se logra conservar no solo el patrimonio natural de ese territorio, sino también los usos tradicionales que lo han modelado. A través de procesos de participación se consigue implicar a la población local en el mantenimiento de ese espacio, mejorar su calidad de vida y, en definitiva, asegurar el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales para que puedan ser legados a las generaciones futuras.» (Red de Escpacios Naturales de Castilla y León)

Se trata de un paisaje compuesto por rocas calizas, esculpido por la erosión glaciar y kárstica. De bosques caducifolios mezcla de hayedos, robledales, abedulares… y con unos habitantes muy característicos, como el oso pardo, el urogallo cantábrico, el rebeco, y aves como el pico mediano, el pito negro, la perdiz pardilla, el gorrión alpino o el treparriscos entre otros.

Pico Mediodía

Según la RAE, maraña significa, en su primera acepción, «lugar riscoso o cubierto de maleza que lo hace impracticable»; esto define bastante bien tanto la ubicación de este pueblo de alrededor de 120 personas censadas (de las cuales tan solo 30 -aproximadamente- habitan sus casas durante todo el año) como las duras condiciones climáticas a las que sus vecinos se tienen que enfrentar en el transcurrir de las estaciones.

El cierzo, ese viento de noroeste helado y seco, y la nieve, complican el día a día de los habitantes de Maraña, pero también dotan a este valle de origen glaciar, de un atractivo indiscutible para quienes buscan un lugar de desconexión salvaje en plena naturaleza, tanto con nieve como sin ella.

Maraña con la imponente pared de Peña Hoguera al fondo

¿Por qué Cabañas Patagónicas?

«El lobo está ahí«, «El buitre vuela alto«, «El urogallo verde«, «El oso se esconde» y «El rebeco salta peñas» (a las que hay que sumar «El txoko de las xuntanzas«, un espacio/comedor para grupos), son los nombres de las Cabañas Patagónicas, y todos hacen referencia a la diversa fauna que vive en las montañas que rodean el complejo.

Un complejo inspirado en esa Patagonia remota que tan cercana se nos hace en esta aldea leonesa ubicada a las puertas del Parque Nacional de los Picos de Europa, en la Cordillera Cantábrica, y cuyo paralelismo con aquellas tierras describen así, María y Gorka, en su página web:

«Semejanzas de dos mundos lejanos pero muy parecidos en dos lugares distintos del globo. Allá lejos, al Sur, la Patagonia austral. Aquella que los argentinos reivindican como suya y los chilenos reclaman como conjunta. El caso es que ambos países desprenden un aroma patagónico indiscutible. Soledad, silencio, luz y color, viento y oscuridad, inmensidad en estado puro. Las cuatro estaciones dibujadas con mano de artista. La grandeza del paisaje en horizontes infinitos, y la brutalidad de las condiciones en su máximo esplendor.»

cabañas patagónicas león señal con distancias a diferentes destinos

cabañas patagónicas león

cabañas patagónicas león vista frontal de la cabaña

Todo lo que necesitas saber de las cabañas…

Las Cabañas Patagónicas están construidas, en su exterior, de madera oscura y cada una de ellas tiene las ventanas de un color característico. Todas cuentan con plaza de aparcamiento justo detrás y una entrada independiente que dota de privacidad a la estancia.

En la parte frontal, donde se sitúa la entrada a la cabaña, nos recibe una terraza con tarima de madera, una mesa amplia, bancos y un espacio ajardinado donde podemos incluso colgar una hamaca si el tiempo lo permite (no hace falta que la lleves, ellos mismos te la proporcionan).

Uno de los aspectos más llamativos de las cabañas es, sin ninguna duda, su amplio ventanal orientado al sur.

Ofrece unas vistas increíbles sobre Maraña y hacia el macizo del Mampodre, hacia los bosques dorados en otoño, las chimeneas humeantes del pueblo y las cumbres nevadas en invierno, los cerezos en flor en primavera y las praderas tupidas por un intenso color verde en verano. Magia pura.

cabañas patagónicas león entrada

cabañas patagónicas león entrada y mesa comedor

Las cabañas son superamplias, con espacio hasta cuatro personas (cinco con cama supletoria), están muy limpias y totalmente equipadas (para mí solo faltaría un horno). Disponen de WiFi, una pequeña televisión además de libros, juegos de mesa y revistas.

La decoración juega también un papel importante. Aunque sencilla, cuenta con elementos como guirnaldas de luces, objetos como esquís o mapas colgando de las paredes, plantas, etc. que ayudan a crear un ambiente muy acogedor y, cómo no, muy montañero.

Una de las poquísimas cosas «negativas» que puedo decir es que no admiten mascotas en el interior de las cabañas. Sí que pueden dormir en el exterior pero… no sé, yo personalmente no lo haría.

El precio aproximado por noche es de 75-90 € dependiendo de la época. Además debes tener en cuenta que según la temporada que sea tendrás que reservar un número mínimo de noches u otro.

cabañas patagónicas león cocina

cabañas patagónicas león baño y habitación

Un alojamiento comprometido con la sostenibilidad

El interior también está hecho de madera, algo fundamental para María y Gorka, que buscaban que el material de construcción fuera lo más sostenible posible. Además están orientadas hacia el sur, lo que implica el aprovechamiento de más horas de sol y, por tanto, menos consumo de electricidad.

Igualmente, están muy bien aisladas, y para los días más fríos cuentan con un sistema de calefacción mediante caldera de biomasa (también para el agua caliente) que se complementa, si a los huéspedes les apetece, con una chimenea. ¡Ver nevar fuera mientras disfrutas del crepitar de la madera es algo mágico!

 La cesta de 20 kg de leña (roble o haya) cuesta 10€ y para utilizar la chimenea debemos abonar una fianza de 200€ que se devuelve al final de la estancia al comprobar que no ha habido desperfectos.

cabañas patagónicas león chimenea por la noche con guirnalda encendida

¿Qué hacer en Maraña?

Los planes para hacer en los alrededores de Maraña y de las Cabañas Patagónicas son inagotables, especialmente los que implican calzarse las botas y lanzarse al monte. Yo solo te voy a hablar de los más cercanos a Maraña y los que a mí me parecen más atractivos, pero puedes seguir investigando por tu cuenta, ¡porque hay muchísimos!

 A unos 25 minutos de Maraña se encuentra Riaño, desde donde parte la ruta al Pico Gilbo (7,5 km – fácil – con mucho desnivel). Al alcanzar la cima se tienen unas vistas impresionantes del embalse y las montañas que lo rodean.

 Si te apetece un plan más tranquilo puedes optar por un paseo en barco por el embalse de Riaño, para conocer, desde el agua, los llamados «fiordos leoneses». Las comparaciones son odiosas, pero no hay duda de que el paisaje es una maravilla, así que es un planazo tanto para niños como para adultos.

Pero si no te apetece no hace falta ni que cojas el coche porque en Maraña puedes hacer gran cantidad de actividades chulas y entretenidas según tus gustos o necesidades:

Coger tu BTT y recorrer alguno de los senderos señalizados

• Escalar en Peña Hoguera (disponen de escuela)

Practicar esquí de travesía

• Alquilar unas raquetas de nieve en las propias cabañas

• Hacer alguna ruta de senderismo:

Nosotros hicimos en mayo la del Monte La Boyería (6 km – 2 horas y 20 minutos desde las cabañas – circular – dificultad baja – desnivel 120 metros), un recorrido precioso atravesando bosques de roble albar y hayedos.

Además es perfecta para la observación de fauna, sobre todo a primera o última hora del día y se puede hacer perfectamente con niños y sin a penas preparación física ya que tiene una pendiente muy suave y no entraña ningún riesgo.

En nuestra escapada de enero nos decantamos por la de la Laguna de Mampodre (6,2 km ida y vuelta – 4 horas y poco – dificultad baja – con desnivel de 195 metros), que conduce a un alucinante circo glaciar rodeado de altísimas cumbres.

Otras rutas son la del Camino al Corón o la de los Lagos de Tronisco, pero no puedo decir mucho sobre ellas porque aún no las hemos hecho. De todas formas en las cabañas encontrarás muchos mapas y folletos con información.

cabañas patagónicas león laguna mampodre en invierno
Circo glaciar de la Laguna de Mampodre

¿Cómo llegar hasta las Cabañas Patagónicas?

Para llegar hasta las Cabañas Patagónicas desde Asturias (centro u occidente) puedes optar por el Puerto de Tarna o por el de San Isidro (llegando al Puerto de las Señales, LE-333). Ambos se unen en el alto del Puerto de Tarna, donde hay que coger la carretera CL-635 hasta la indicación de Maraña.

Nosotros lo hicimos una vez por cada uno y, si tuviera que escoger, me quedaría con la segunda opción (San Isidro), sobre todo si te sueles marear como yo. Se tarda unos minutos más, pero para mí el ahorro de «sufrimiento» merece la pena.

Para la vuelta sí que recomendaría bajar por Tarna, cuesta abajo no es tan sufrido y… ¡las vistas del Parque Natural de Redes son geniales!

En cambio, si vas desde algún punto del Oriente de Asturias lo más rápido será subir el Puerto del Pontón (N-625) para luego empalmar con la CL-635 y girar a la derecha hasta ver el cartel que nos hace girar hacia Maraña.

Desde cualquier otro punto de la Península tendrás que llegar hasta Riaño y desde allí seguir la CL-635 hasta el desvío de Maraña.

No puedo evitar que me entre la melancolía al recordar nuestras estancias allí, ni que me entren unas ganas locas de volver ya mismo. Por ahora no sé si podrá ser, pero seguro que antes de lo que pensamos estaremos redescubriendo esos paisajes de nuevo, disfrutando de la paz de las cabañas y de la amabilidad de María y Gorka.

¿Qué te ha parecido este rincón de la montaña leonesa?
¿Conocías las Cabañas Patagónicas?

PD. Si buscas más alojamientos especiales puedes leer este post sobre nuestra estancia en Cabañas en los árboles Zuhaitz Etxeak, magia en plena naturaleza de Euskadi.

Print Friendly, PDF & Email

Recuerda que puedes reservar...

Has de saber que si reservas desde estos enlaces yo me llevaré una comisión y, por tanto, una gran alegría, ¡que la vida está muy cara! Y mantener un blog no es precisamente barato (ni en tiempo ni en dinero).

Así que, si lo necesitas, te animo a hacer tus reservas de transporte, alojamiento, actividades y seguros de viaje a través de ellos. A ti no te supondrá ningún gasto extra y a mí me darás un chute de alegría y de dineros por los que te estaré eternamente agradecida.

Al fin y al cabo estarás echándome un cable para mantener en pie el blog, contribuyendo a que pueda seguir creando contenido y a que mi trabajo por aquí sea sostenible en el tiempo.

¡Mil gracias!

sandra fernandez s

  • lo mejor de asturias y su naturaleza
    EBOOK
    Lo Mejor de Asturias y su naturaleza

    Suscríbete a la newsletter y recíbelo gratis en tu correo. ¿Que el ebook no te interesa? Bueno, ¡puedes suscribirte igual! Prometo escribirte solo cuando tenga contenido exclusivo, reflexiones, descubrimientos, etc. interesantes que compartir.

    “En asturiasprestosa.com (titularidad de Sandra Fernández Sánchez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de enviarte nuestro contenido. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a hola@asturiasprestosa.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control. Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.

  • Booking.com
  • Reserva tu billete de tren, autobus o avión
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Me ayudas?
    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on pinterest
    Pinterest
    Share on linkedin
    LinkedIn
    DESTACADOS
    Podría interesarte